RSS

El barrio

La Villa 15 o Ciudad Oculta, anteriormente llamada barrio General Belgrano, está ubicada en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, en Villa Lugano, junto a la autopista que conduce al Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Su conformación remite a la década del 40, cuando era el barrio de los obreros del cercano Mercado de Hacienda de Mataderos, de las empresas ferroviarias y del frigorífico Lisandro de la Torre. Posteriormente, con la ola de migración interna consecuencia del proceso de industrialización de Buenos Aires, se inicia el desarrollo del asentamiento precario o “villa”.
Más de treinta años después, durante la dictadura, y para ocultar el barrio a los turistas extranjeros que venían a presenciar la Copa Mundial de Fútbol de 1978, se construye un muro que termina otorgándole el definitivo nombre de “Ciudad Oculta” a la Villa 15.
Desde aquella época hasta la actualidad el barrio creció considerablemente y atravesó momentos difíciles  como el intento de erradicación de villas por parte de los militares (con topadoras que derribaban las casas), otras olas migratorias (esta vez de los países limítrofes como Paraguay y Bolivia) y las consecuencias de las diferentes crisis que sufrió nuestro país (1989, 2001 y 2002).
En la actualidad se estima que viven en el barrio alrededor de 30 mil personas; la mayoría trabajadores informales y de oficio como albañiles, zapateros, costureros. La población femenina, en general, se dedica a trabajos de limpieza doméstica en otros barrios de la ciudad.

Entre las principales problemáticas que padecen los habitantes de la zona pueden identificarse la dificultad de hacer efectivos derechos esenciales como la alimentación, la vivienda, el empleo, la salud y el acceso a la educación y la cultura.
En este contexto, los adolescentes y jóvenes del barrio no tienen otra opción que insertarse tempranamente en el  mercado laboral para contribuir al ingreso de sus hogares. Sin embargo, lamentablemente, cada vez más surgen alternativas al, muchas veces “sinsentido”, del trabajo: la migración, la evasión, la criminalidad, todas las cuales son formas de una situación común de exclusión.
Pese a este contexto de desigualdad estructural hay una contracara del barrio que muchas veces no se difunde ni valora. Existen muchas organizaciones y proyectos comunitarios (así como algunos servicios del Estado) que tejen en la zona un entramado de contención; muchas personas – del barrio o de otros- que dedican su tiempo a impulsar actividades educativas, artísticas, recreativas, deportivas y lúdicas que apuntan a mejorar la calidad de vida de los habitantes del barrio.
Así como las problemáticas a resolver son muchas; muchas son las manos que se unen para enfrentarlas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: