RSS

Archivo de la etiqueta: Paula Bianchi

A veces las ilusiones se hacen realidad…(igual que pasa con los proyectos)

Por Paula Bianchi*

Allá por 1998, cuando me encontraba en plena carrera universitaria y buscando reemplazar una serie de trabajos que no me representaban un aporte en ningún sentido, me enteré, casi por casualidad, que existía una ONG llamada Crisol. Me contaron más o menos a qué se dedicaba y que estaba necesitando una asistente administrativa. Tuve la sensación de estar frente a una posible buena noticia: ¡Crisol buscaba una asistente y yo buscaba trabajar en una ONG como Crisol!.
Fui a una primera entrevista con Silvia Kremenchutzky y salí con un entusiasmo que no me entraba en el
cuerpo, diciéndome a mí misma “no me quiero ilusionar”. Mientras intentaba manejar mi incapacidad para no ilusionarme, me llamaron para una segunda entrevista que fue con Silvia y con Cristina, ambas directoras de la institución en ese momento. Ese día me comunicaron que había quedado seleccionada y, la verdad, no pude disimular la alegría que tenía. Así comencé mi trayectoria en Crisol –y una etapa de mucho enriquecimiento en lo personal y profesional- como asistente administrativa (también era contable, pero en fin) asistente técnica, asistente técnica pedagógica y más tarde coordinadora de proyectos.
Crisol es una institución en la cual se trabaja seriamente, con compromiso y responsabilidad, con la mirada puesta en los que menos tienen, donde prima el bien común, sobre el bien individual. Es también un espacio de encuentro de amigos, de aquellos con la habilidad de no confundir cariño y buena onda con trabajo: a la hora de trabajar el encuentro es ineludiblemente entre profesionales (¡aunque el cariño es enorme!).
Yo viví y aprendí innumerable cantidad de cosas –y sigo- además de conocer personas realmente maravillosas en Crisol, pero una que vale la pena destacar es que es posible trabajar intensamente, con alegría, en un ambiente saludable y de mucho aprendizaje, regidos por los valores que no solo figuran en la folletería institucional, sino que se respiran en el día a día.
Por esas cuestiones de la vida -maternidad, entre otros- no siempre me encuentro participando directamente de los proyectos pero, como nos pasa a tantos, es y será siempre mi lugar;  y cuando me preguntan a qué me dedico, además de contar otras cosas, lo digo con orgullo y sin dudar: “Yo trabajo en Crisol”.
Felices primeros 18 años a todos los que hicimos, hacemos y seguiremos haciendo Crisol, a quienes están remando fuertemente ahora, a los que pasaron y dejaron su huella, a los que permanecen y a los que se sumarán. Y muy especialmente a Silvia que incansable y sostenidamente comparte su conocimiento con pasión, nos enseña el arte de imaginar nuevas alternativas en situaciones que parecen sin salida y gestiona la institución con gran pericia y con mucho amor.

¡Muy feliz aniversario!

*Consultora especialista en Educación.

 

Etiquetas: